google-vs-bingOscar Wild dijo una vez: Que hablen mal de uno es espantos, pero hay algo peor: que no hablen de ti. Y este parece que es el argumento de los chicos de Google. Prácticamente todas las semanas leemos algún artículo sobre el gigante de las búsquedas y evidentemente no siempre para bien. Esta vez Google ha atacado de forma directa y sin contemplaciones a Microsoft y su buscador Bing. Acusa a la compañía de Redmon de copiar las búsquedas que hace Google y mostrarlas como propias, a lo que Microsoft ya ha respondido que esto es un artimaña contra Bing utilizando técnicas de hacking por parte de Google para manipular los resultados que devuelve Bing.

Este debate ha sido seguido con pasión entre los seguidores de Google y sus detractores en la red. Por un lado están los que defienden a pies juntillas las explicaciones que ha dado Google y sus argumentos con los que supuestamente demuestra que Bing copia descaradamente a Google. Por otro lado están los que comparten las teorías de Microsoft (aunque solo sea por esta vez) que argumenta que todo ha sido un montaje y los resultados están manipulados de principio a fin, con lo que la credibilidad del argumentario de Google no se sostiene por ningún lado. Es cierto que es fácil pensar que Microsoft ha vuelto a copiar a la competencia, maquillando de forma más o menos acertada la idea de otro (total, esto está en el ADN de la compañía desde sus inicios). Lo cierto es que esta vez hay algo que no huele bien en toda esta historia y es el escenario “inventado” por la gente de Google con el que luego pretenden demostrar sus teorías.

Ya hemos comentado en varias ocasiones la delgada linea roja por la que se mueve Google y que hace  que en  más de una ocasión no tengas una buena imagen de la empresa. Y esta es una de esas ocasiones. La diferencia en el número de usuarios de un buscador y otro es abismal. Aún en el supuesto que Bing “se inspire” de forma más o menos descarada en Google para la búsqueda de resultados, el mostrarlo de esta manera tan mafiosa no beneficia a ninguna de las dos partes. Google está donde está porque marcó un punto de inflexión en la historia de Internet, no necesita machacar a nadie para seguir en la cima. Si continua haciendo las cosas bien seguirá mirando al resto de competidores desde arriba y a mucha distancia…lo que me temo es que éste hecho les pueda hacer pensar que son el ojo que todo lo ve y jugar a ser Dios en Internet, y ese puede ser su talón de Aquiles.

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios