wubiDespués de estar probando Wubi durante tres semanas ya se pueden extraer unas cuantas conclusiones al respecto. La primera es que de manera muy sencilla puedes instalarte Ubuntu sobre tu Windows. De hecho la instalación se realiza como cualquier otra aplicación de Windows y puedes desinstalarla desde el gestor de aplicaciones. La segunda conclusión es que el rendimiento es inferior al de una instalación convencional de Ubuntu y ya no la comparo con otras distribuciones mucho más ligeras como ArchLinux, no hay color. La tercera conclusión es que los cambios en la configuración gráfica son traumáticos. En más de una ocasión se ha perdido toda la configuración gráfica volviendo al estado original después de estar cambiando unos cauntos parámetros. Las actualizaciones de la versión del kernel de Linux no dan problemas, de hecho se han realizado cuatro upgrades durante este periodo sin problemas.

Pero no todo son aspecto más o menos positivos, hay algunos realmente negativo. Uno de estos aspectos negativos es el tamaño que ocupa la instalación: 13 Gb de espacio en disco y además, como se instala sobre Windows, no crea ninguna nueva partición con la que poder realizar una restauración en caso de problemas. Y estos problemas llegan en un momento u otro. Durante estas tres semanas he tenido que instalar Wubi dos veces. ¿Qué es lo que ha ocasionado estos problemas? Las actualizaciones de Grub. Si no te revisas los paquetes que actualizas en la instalación de Ubuntu ( y prácticamente todos los días hay algo que actualizar) y se cuela una actualización del gestor de arranque, tendrás problemas al reiniciar el PC, de hecho, es más que probable que no puedas arrancar desde la instalación de linux. Esto tiene solución, hay varias webs que te explican como hacerlo. Básicamente consiste en descargarse un fichero y sustituirlo en la carpeta de instalación de Wubi en Windows por el fichero dañado y ya podemos volver a arrancar nuestro Linux.

Wubi es una buena opción para aquellos usuarios de Windows que se estén planteando el cambio a Linux y antes de “liarse” con todo el proceso de instalación de un nuevo sistema operativo quieran testearlo. Una vez hemos decidido si nos cambiamos a Linux o no, en caso afirmativo lo mejor es realizar una instalación limpia de Linux, ya que Wubi no nos da la confianza necesaria para mantenerlo como nuestro sistema operativo de trabajo diario. Hay que recordar que la convivencia de Linux y Windows en el PC ya hace años que es posible y sin ningún tipo de problemas, por lo que siempre se podrá volver a utilizar Windows en caso necesario.

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios