Se consiguió el mes pasado y podemos volver a conseguirlo. Hay que movilizarse para que la ley Sinde no sea aprobada en el Senado. En un post publicado hace unas semanas os mostraba las direcciones de correo electrónico, blogs y webs de “nuestros” representantes en el Congreso de los Diputados. Hay que recordarles cada día que la aprobación de esta ley atenta contra los principios de independencia de poderes, que se abren la puertas de par en par a la caza de brujas por el mero hecho de linkar webs que pueden contener material protegido por derechos de autor, que en la práctica, las webs que realmente pueden tener algún beneficio por compartir este material alojarán dichas material en el extranjero dificultando sobremanera la posible actuación judicial.

Tras la próxima dimisión de Álex de la Iglesia y Santiago Segura por no estar de acuerdo con todo este proceso bochornoso que hemos vivido en el último año para que dentro de unas semanas se pueda aprobar la Ley Sinde en el Senado, los defensores políticos de todo este espectáculo lamentable que es la defensa a ultranza de dicha ley deberían empezar a darse cuenta de lo alejada que está de la realidad ciudadana. Hasta el presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Internet, Miguel Erresti,  ha puesto el grito en el cielo ya que según la nueva ley pueden salir perjudicados económicamente de todo este desbarajuste que representa la dichosa ley sinde.

No se entiende porqué se han puesto de acuerdo PSOE, PP y CIU en articular una ley que solo defiende los intereses de las empresas intermediarias del mundo de la cultura, que lo único que quieren es seguir ingresando grandes cantidades de dinero por hacer de intermediarios entre los creadores y los consumidores. Internet las acabará eliminando del mapa, de eso estamos muy seguros, ya que son un modelo de negocio que hoy en día está caduco. ¿Por qué tanto interés en mantenerlo con vida de forma artificial?. No es coherente en un modelo de economía de mercado. Internet no lleva funcionando cuatro días, ni cuatro meses ni cuatro años. Estas empresas han tenido varias décadas para adaptar su modelo de negocia a la red, si no lo han hecho es su problema, no el nuestro.

La dimisión que estamos esperando es la de la señora Ángeles Gonzalez-Sinde, que por cierto puedes ayudar  a que esta señora se de por aludida de una vez votando en esta web, ya somos cerca de 9,500 personas  las que le hemos dicho VETE YA! a la señora Sinde. Realmente cuesta imaginar que un ministro en general y de Cultura en particular vuelva a hacerlo tan mal y ganarse tantos enemigos, eso sí, por desgracia la recordaremos durante muchos años…y lo más triste es que no será por nada bueno.

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios