computer-virusLa noticia publicada hace dos días por el diario The New York Times viene a demostrar que algo está cambiando en la guerra sucia que utilizan los gobiernos de todo el mundo para conseguir sus objetivos económicos y políticos. En este caso le ha tocado el turno a Irán. Este país lleva ya varios años trabajando en el desarrollo de un plan para producir energía nuclear para uso civil según ha manifestado por activa y por pasiva el presidente Mahmd Ahmadineyad. El problema es que las principales potencias occidentales ven este proyecto como una tapadera para el desarrollo de un programa militar nuclear. Los principales defensores de esta teoría, como no, son los Estados Unidos e Israel.

No entraré a valorar si un país soberano como Irán puede o no tener un programa para el desarrollo de energía nuclear para uso civil y/o militar ya que creo queda realmente fuera del alcance de este blog, aunque toda la campaña orquestada por los EUA sobre el tema recuerda muy mucho a otras que ya hemos vivido con países como Afganistán o Irak. Por ahora es de agradecer que “el amigo americano” no haya decidido invadir otro país más incrementando así la inestabilidad de la zona que ya de por sí es un verdadero polvorín a punto de explotar.

La nueva estrategia de los servicios de inteligencia que están llevando a cabo algunos países como Estado Unidos, Israel o la China es clara: destruir o causar el máximo daño posible en los Sistemas de Información del enemigo. Y es que este enemigo puede tener muchas formas, desde un país como Irán hasta organizaciones como wikileaks o anonymous, que durante varias semanas han tenido sus sites caídos gracias a los ataques DDoS que han sufrido por parte de “ciertos grupos de poder” que querían silenciar a toda costa estas webs, o el caso de Google, que sufrió varios ataques desde China aunque no se ha podido demostrar que hayan sido los servicios secretos de este país los causante o promotores de dichos ataques. En el caso del ataque contra la central nuclear de Irán que comenta el diario The New York Times, el resultado ha sido un retraso significativo en el desarrollo del proyecto nuclear iraní. China también consiguió hacer caer Google aunque no por mucho tiempo. Los ataques llevados a cabo contra wikileaks no tuvieron el éxito esperado ya que en pocas hora había cientos de webs espejo en la red. Anonymous si que estuvo inaccesible durante horas hasta que consiguió repeler el ataque. Por su parte, esta organización si que ha conseguido numerosos “éxitos” en lo referente a ataques DDoS contra objetivos civiles. En nuestro país fue sonado el ataque contra la web de la SGAE, el Ministerio de Cultura o la web del Congreso de los Diputados. A nivel internacional empresas como Visa o Mastercard también han tenido su dosis DDoS por parte de Anonymous.

La red ha pasado a ser el campo de batalla de intereses encontrados donde todo vale y el ojo por ojo se lleva más que nunca. Esta década promete marcar un antes y un después en la web. Si el inicio de milenio marcó la metamorfosis de la red a la Web 2.0, durante los próximos años veremos como la “militarización” de los Sistemas de Información para hacer frente a este tipo de ataques volverán a cambiar el concepto que tenemos hoy en día de Internet.

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios