YahooHace unas semanas comentábamos las dos caras de Google: por un lado el avance que se ha producido en Internet durante los últimos diez años y que en parte ha sido posible gracias a Google, por otro lado la problemática de ser prácticamente el único motor de búsqueda que se utiliza en Internet y ser la empresa que más contratos de publicidad gestiona en la red.

Esta semana se ha hecho pública la noticia del cierre de varios servicios “poco rendibles” de Yahoo!. El que fue el buscador por excelencia de la década de los noventa (aunque realmente no era un buscador, sino un portal web) está pasando por momentos muy difíciles y se verá obligada a despedir entre 600 y 700 trabajadores y cerrar varios servicios como Delicius, el buscador Altavista, Alltheweb, Buzz y muy probablemente MyBlogLog. Yahoo! quiere centrarse en los productos y servicios más innovadores y en los que más beneficios aportan a la empresa, aunque tampoco ha dado más detalles al respecto.

Los monopolios no son buenos para nadie, y aunque Google no es un monopolio de hecho si que lo es de facto. Cada vez que un competidor se retira del mercado los que perdemos somos los usuarios de la red. Que exista competencia nos beneficia a todos, a las empresas porque tienen que seguir mejorando sus productos cada día para mantenerse en el mercado y a los consumidores porque les permite poder elegir el producto que mejor se adapta a sus necesidades o simplemente el que más les guste sin que a priori haya una razón de peso.

Google supuso un punto de inflexión y la entrada de oxígeno renovado en una red que se estaba durmiendo. El problema es que en los últimos años Google se está quedando con todo este oxígeno y está condenando a la extinción al resto de competidores. Algunos podrán pensar que los que no saben adaptase son los que se quedan en el camino. El problema es cuando ese camino ya solo es apto para una sola especie y además tiene el poder de decir a su antojo como moldearlo…

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios