Hoy, el presidente de los Estados Unidos ha criticado duramente al gobierno chino por no permitir que Liu Xiaobo ni nadie de su entorno más cercano se haya podido trasladar a Oslo para recibir el Premio Nobel de la Paz que el mismo Barack Obama recibió el pasado año y que por cierto estuvo rodeada de una gran polémica por lo precipitado que nos pareció a una gran mayoría la decisión de dar este premio a alguien que es muy cuestionable que se merezca este galardón, más después de lo que estamos viviendo en las últimas semanas con el caso cablegate, WikiLeaks y Julian Assange.

Que Barack Obama critique la deción del gobierno chino era de esperar, pero si nos paramos a leer un momento su discurso veremos el cinismo que hay en sus palabras:

“Todos nosotros tenemos una responsabilidad de construir una paz justa que reconozca los derechos inherentes y dignidad de los seres humanos, una verdad apoyada dentro de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Liu “nos recuerda que la dignidad humana descansa en el avance de la democracia, de una sociedad abierta y el Estado de derecho”

“Los valores con los que él está comprometido son universales, su lucha es pacífica y debe ser liberado lo antes posible”

Si el presidente de los Estados Unidos cree realmente  lo que está diciendo, ¿como puede ser que Barack Obama aún no se haya posicionado en el caso WikiLeaks y Julian Assange?, bueno si lo ha hecho, ha cambiado las leyes de su país para poder procesar a Julian Assange tan pronto consigan su extradición. Las tres frases  que ha mencinado Obama hoy se pueden aplicar perfectamente a Julian Assange y WikiLeaks, la diferencia es que no es el gobierno chino ni ninguno de los países de su órbita más cercana quien le tiene detenido, sino el gobierno británico por una orden internacional contra él emitida desde Suecia y que depués de ver las presiones a las que somete el gobierno americano al resto de la comunidad internacional está claro quién está detras de toda esta operación.

Si finalmente Julian Assange recibe el galardón de Person of the Yerar 2010, y todo apunta a que así será, el gobierno de Estados Unidos y Barack Obama como máximo representante del mismo tendrá que dar muchas explicaciones si finalmente el fundador de WikiLeaks es extraditado a Suecia y posteriormente a los USA a espera de un juicio que tendrá más de político que de criminal.

Esperemos que la próxima semana el magistrado británico que tiene que decidir si finalmente si extradita o no a Julian Assange recobre la cordura y no le siga el juego a un gobierno extranjero que se siente profundamente dolido por no haber sabido guardar sus secretos y que ahora han salido a la luz pública y han dejado ver a qué juega el país más poderos del mundo.

Sr. Obama: la Declaración Universal de los Derechos Humanos se apoya con hechos no con palabras. Si usted y su administración creen realmente en las palabras que ha dirigido a la comunidad internacional en general y al gobierno chino en particular debería empezar por aplicarlas dentro de su propia casa. La credibilidad de su gobierno y la suya misma ha quedado seriamente dañada después de ver como están gestionando todo el asunto WikiLeaks y como han perseguido a Julian Assange que ante todo debería considerarse inocente hasta que se demuestre lo contrario.

WikiLeaks press freedom

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios