MasterCardTodavía hay quien duda de que esto no es realmente una guerra en Internet entre los que defendemos la libertad de expresión y una red sin censura más allá de la que cada uno se autoimponga por convicciones y/o creencias y los gobiernos que quieren recortar estas libertades para poder seguir cometiendo actos delictivos al margen de leyes internacionales y en muchos casos tan solo para favorecer económicamente a grupos de presión que se han encargado de ayudarles a llegar al poder.

El parte de guerra de hoy nos informa que finalmente la web de Anonymous sigue totalmente caída, de hecho hoy ya no muestra ni el mensaje de que está sufriendo un ataque DDoS y los links a varios servidores espejos con la información que contenía el site de WikiLeaks. Por su parte, esta organización que desde los medios de comunicación clásicos son descritas como grupo de piratas informáticos o grupo de hackers informáticos han tumbado las webs de MasterCard y Visa, el banco suizo PostFinance, la web de la fiscalía sueca, la página oficial del senador estadounidense Lieberman que ha coaccionando a empresas como Amazon para que no alojen en sus servidores a WikiLeaks, la web de la ultraconservadora Sarah Palin también ha sido objeto de estos ataques de denegación de servicio: importante recordar que esta mujer pidió públicamente la ejecución de Julian Assange por considerar que estaba cometiendo delitos terroristas contra Estados Unidos, la web del abogado que defiende los intereses de las dos mujeres que han presentado las denuncias con Julian Assange también ha estado temporalmente fuera de servicio y por último el blog de PayPal no ha estado disponible durante varias horas. Twitter anda jugando en la cuerda floja y si bien es cierto que no bloquea las entradas que hacen referencia a WikiLeaks o a Julian Assange, “misteriosamente” no aparecen como temas populares.

Uno de los movimientos más importantes ha sido la caída del servicio de Master Card, Visa y el ataque al banco Suizo PostFinance. En estos dos casos el ataque de denegación de servicio no tan solo ha afectado a la disponibilidad de la web con la pérdida de imagen que eso puede representar para empresas del sector bancario, sino que directamente ha afectado a la posibilidad de realizar operaciones financieras y eso si que les ha causado un perjuicio directo. PayPal ha sabido esquivar estos ataques mejor que las dos entidades anteriores, probablemente su infraestructura tecnológica pensada desde el principio para operar en Internet está mejor preparada para aguantar este tipo de embestidas y no dejar sin servicio a sus cientos de miles de usuarios.

Ellos han empezado esta guerra, no nosotros. Ellos son los que han atacado primero y quieren acabar con la libertad de expresión en Internet. Nosotros nos estamos defendiendo. Está claro que durante los próximos días seguiremos viendo como las webs de organismos oficiales y de empresas que no han tenido el más mínimo reparo en dejar en la estacada a WikiLeaks son ahora objeto de estos ataques de DDoS. Mientras Internet siga hablando de WikiLeaks y de Julian Assange sabrán que no nos hemos rendido.

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios