grafica-telefonicaDe esta manera es como podemos calificar los beneficios que ha tenido la compañía de telecomunicaciones española durante los nueve primeros meses de este año. Los 8.835 millones de euros de beneficio neto que llevan acumulados este año representan algo más de un 65% respecto al mismo período del año pasado. Cierto es que en este tercer período es cuando se han producido las mayores ganancias del año siendo cercanas a  los 5.060 millones (un 168,7% más que el trimestre anterior) al producirse una revalorización contable muy importante de las acciones que poseía de la multinacional Vivo antes de la compra de Brasilcel que era propiedad de la compañía portuguesa de telecomunicaciones Portugal Telecom.

Según Telefónica, las inversiones que ha realizo durante este mismo período ascienden a 7.240 millones de euros. Y esto nos conduce a hacernos una serie de preguntas: ¿Donde están ahora las supuestas macro-pérdidas del sector de las telecomunicaciones que tanto miedo le daban al Sr. Juan Linares, Consejero Delegado de Telefónica? Porque hay que recordar que en esas supuestas pérdidas a las que estaban destinadas las empresas del sector de las telecomunicaciones eran el argumento central que se utilizaba este verano para defender por un lado la eliminación de las actuales tarifas planas y por el otro la pérdida de la neutralidad en la red.

Los beneficios de Telefónica en los últimos años son escandalosamente espectaculares. Si la dirección y accionariado mayoritario de la compañía no han sabido mantener y potenciar las infraestructuras de las que son dueños y de las cuales nosotros, los usuarios que religiosamente pagamos las facturas cada mes, deberíamos estar disfrutando no se nos puede amenazar con un cambio de las reglas de juego de forma unitaria por su parte. Si tanto coste tiene para la compañía el uso indiscriminado de estas tarifas planas, ¿cómo puede ser que sigan anunciando sus ofertas de ADSL varios meses después de las declaraciones del Sr. Juan Linares?¿No sería más lógico haber dejado de ofrecer este tipo de contrato a los nuevos clientes ya que las infraestructuras actuales estaban al borde del colapso?

Lo que es peor aún, es el planteamiento que se está realizando entre estas operadoras de telecomunicaciones y el actual gobierno que consiste en un proyecto para priorizar el trafico en función del que más paga más rápido viaja!. ¿Qué conseguiran con esto? Pues que las multinacionales que podrán pagar los precios que pongan las compañías de telecomunicaciones se posicionarán por delante del resto de empresas que tengan presupuestos más modestos. Y nosotros como consumidores veremos aumentado el tiempo de acceso y de descarga de todas aquellas páginas y contenidos que no hayan pagado para viajar más rápido por la red.

Es evidente que con estos beneficios pocos argumentos tiene ahora Telefónica para seguir defendiendo estos dos puntos, pero al parecer el actual gobierno sigue estando más interesado en salvaguardar los intereses de los lobbies de este país antes que el de los ciudadanos a los que en teoría representa y por los que debería estar trabajando.

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios