blackhatseoHace unos días podíamos leer en el blog de Enrique Dans una entrada en la que se hablaba de las técnicas, cuanto menos inmorales, que utilizan algunas empresas TIC y empresas de servicios relacionados con la publicidad y marketing para mejorar el posicionamiento de nuestra web en Internet, osea técnicas Black Hat SEO. En este blog ya habíamos comentado en alguna ocasión lo poco reconocido que está el mundo de la optimización y mejora del posicionamiento web. Está claro que con técnicas como las que se describen en el artículo de Enrique lo único que se consigue es que algunos estafadores ganen mucho dinero a costa del desconocimiento ajeno y que los profesionales que trabajan a diario en este sector de las TIC sigan sin ser valorados tal y como realmente se merecen.

Pero, ¿que son las técnicas Black Hat SEO?. Estas técnicas comprenden una serie de acciones dirigidas a engañar a los motores de los buscadores más conocidos como pueden ser Google, Yahoo! o Bing con el propósito de colocar una web en las primeras posiciones de las búsquedas realizadas por una serie de palabras que creamos puedan estar relacionadas con la actividad de nuestra empresa.  Entre otras técnicas utilizadas está la de insertar texto oculto en la página web con palabras clave, crear una granja de webs fantasmas que tengan links hacia nuestra página web o mostrar una versión de la página web a los buscadores y otra versión de la página web a los clientes reales.

Lo que también tenemos que tener claro es que el posicionamiento SEO es algo real, legal y no es ningún artificio de unos cuantos listillos que quieren hacer negocio rápido. Existen técnicas y una lista de buenas prácticas que podemos (y deberíamos!) aplicar a nuestra web para mejorar el posicionamiento en los buscadores. Ahora bien, esto es un carrera de fondo que requiere paciencia y constancia (puedo dar fe de ello con este mismo blog) y los resultados pueden tardar algunos meses en ser visibles y aquí es donde se marca una diferencia clara con el Black Hat SEO que nos garantiza unos resultados más o menos inmediatos, eso si, con un riesgo muy alto de que finalmente los buscadores eliminen la referencia a nuestra web al detectar el uso de estas técnicas fraudulentas por nuestra parte.

Respecto a los potenciales clientes podríamos diferenciar tres perfiles claros que pueden ser objetivo de estas empresas vendedoras de humo que te deslumbran con algunos trucos de magia y palabrería técnica y que intentarán hacerse pasar como los nuevos mesias de Internet que han descubierto el misterio de la creación de la todo poderosa Google y que por un módico precio compartirán contigo:

Primero hablaré de los clientes que no han oído hablar nunca del posicionamiento en Internet. Estos clientes suelen tener externalizado los servicios TIC de la empresa y la persona interna que los gestiona en muchas ocasiones tiene poca base tecnológica al respecto. Son los objetivos preferidos por estas empresas farsantes ya que se aprovechan del desconocimiento ajeno para colocar sus servicios o productos.

Luego están los clientes que teniendo una estructura TIC más o menos compleja y contando con algún “experto” en Internet (ya sea del propio departamento o de otro departamento de la empresa como puede ser marketing) están más o menos al día de las técnicas SEO (que hay que recordar que en su mayoría son muy recomendable seguirlas). Estos clientes son más difíciles de engatusar y si realmente el “experto” en Internet hace honor a su título debería detectar estas técnicas rápidamente aconsejando a la dirección de la empresa no ponerlas en práctica por los posibles perjuicios que les pueden acabar causando.

Por último están los que por acción u omisión ven estas técnicas como el camino más corto para ganar una posición relevante en las búsquedas por Internet relacionadas con el core business de nuestra compañía. Está claro que en el mundo de los negocias hay personas que siguen pensando que todo vale, y que un poco de juego sucio no va a hacer daño a nadie.

Por suerte para los que pensamos que la ética no se debe perder bajo ningún concepto y que los resultados se consiguen a base de aplicar inteligencia y trabajo diario, los algoritmos que utilizan los motores de los buscadores cada vez son más refinados y son capaces de detectar la mayoría de técnicas de Black Hat SEO. Mi consejo es no dejarse deslumbrar por promesas que a todas luces nos pueden parecer demasiado buenas para ser verdad. Muchas veces nuestro sentido común va más allá de nuestra propia comprensión y deberíamos hacerle caso más a menudo.

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios