Cada día que pasa es más evidente el poder de la web 2.0 en el mundo  offline. La marca de ropa estadounidense GAP ha tenido que echar atrás el cambio de su logotipo ante las fuertes presiones y rechazo de una parte importante de sus seguidores en Internet. ¿Chantaje? yo creo que no, simplemente aquellos que usan esta marca de ropa y se sienten identificados con ellas han expresado su opinión. En este caso hay que reconocer que la marca GAP ha sido rápida en reconocer el fiasco del cambio de logotipo y volver a utilizar el formato anterior.

Y todo gracias a las posibilidades que ofrece Internet para establecer una comunicación multidireccional que antes no existía. Por un lado los usuarios de la marca se han podido organizar para hacerse escuchar. Por otro lado la marca GAP ha estado atenta al feedback que sus clientes les estaban dando a través de blogs y redes sociales como facebook y ha sabido reaccionar a tiempo. Está claro que una década atrás esto habría sido prácticamente imposible.

Precisamente Cristina Arredondo publicaba el paso 10 de octubre en la revista Época un interesantísimo reportaje al cual tenéis acceso a través del blog de Enrique Dans sobre la influencia que tienen hoy en día los blogs y de como personajes de primer orden mundial los siguen muy atentamente para determinar si las decisiones que han tomado van por el buen camino o no. ¿Un caso práctico? la administración Obama sigue muy de cerca las opiniones de Michelle Malking en su blog para ver si los comentarios incendiarios de esta bloguera jugarán a su favor o en su contra.

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios