feedbackFeedback, un término que se ha puesto de moda en el mundo empresarial desde hace unos años y que todo el mundo parece tener muy claro su significado. Pero si esto es así y por lo tanto sabemos los beneficios que nos aporta el hecho de pedir feedback a un tercero,  ¿por qué seguimos tomando muchas de nuestras decisiones de modo unidireccional?. Vamos a poner un par de ejemplos al respecto:

Como directivos, jefes de área o departamento, jefes de proyecto, analistas, etc. debemos tomar ciertas decisiones que conllevan realizar cambios. En función del nivel en el que nos encontremos dentro del organigrama de la empresa, estos cambios vendrán autorizados por un superior o no, pero en cualquier caso estos cambios afectarán a algún proceso o servicio que actualmente ya está funcionando. Este es un buen momento para pedir feedback. ¿Cómo? púes comunicando con antelación los cambios que se van a realizar para obtener feedback de las unidades de negocio que se verán afectadas por dicho cambio, hacer los cambios que se han comunicado (que aunque parece obvio, no lo es tanto) y finalmente comunicar los cambios realizados para nuevamente obtener feedback de las unidades de negocio.

Otro ejemplo claro de obtención de feedback para la empresa es el hecho del uso que la compañía realiza de Internet. Hoy en día aún existen un gran número de autónomos y PYMES que simplemente utilizan Internet para presentar sus productos o servicios como si de un catálogo se tratase. Internet ha cambiado y con ello debemos ver este cambio como una oportunidad para establecer un canal bidireccional con nuestros clientes y proveedores para pedir y dar feedback. ¿Cómo? Púes mediante blogs, chats y foros que permiten la participación abierta de la comunidad de usuarios de nuestros productos y servicios.

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios