Hoy vamos a revisar los motivos por los cuales nos interesa implementar una arquitectura de virtualización si tenemos una pequeña o mediana empresa o somos los responsables del departamento TIC de una empresa de este tipo.

El libro blanco, The Benefits of Virtualization for Small and Medium Businesses, que publicó la compañía VMware en 2009, expone  las principales razones y argumentos por los cuales es más que aconsejable para una PYME la adopción de este tipo de arquitectura. A modo de resumen podemos destacar las siguientes mejoras respecto de un CPD clásico en el cual todos los servidores son físicos:

Reducción drástica de costes. Según la propia compañía, en sistema x86, el ahorro que representa para la empresa la implantación de un sistema de virtualización oscila entre un mínimo del 5% al 15% y máximos entre un 60% y un 80%.

Mejora de la productividad de la plantilla TIC. La administración centralizada que comporta tener un sistema virtualizado y la automatización de ciertas tareas rutinarias permite ampliar el tiempo que puede dedicar el personal TIC a tareas de mayor valor para el negocio.

Mejora de los ratios de la continuidad de negocio. Con estos sistemas, es posible montar sistemas en alta disponibilidad, como por ejemplo el balanceo de servidores virtuales entre varios servidores físicos, a un coste muy reducido, lo que revierte en una mayor disponibilidad de los servicios TIC.

Mejora de la capacidad de respuesta de la empresa. Uno de los factores diferenciales de las PYMES respecto de las grandes empresas es su capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias tanto de mercados como de clientes. Los sistemas TIC virtualizados potencian esta adaptación pudiendo ampliar el parque de servidores de manera rápida y segura.

Mejora de la puesta en producción de nuevas aplicaciones. Con un sistema de virtualización podremos clonar de forma eficaz un entorno de producción para poder realizar las pruebas y test necesarios para nuevas aplicaciones antes de ponerla en producción. Remarcar que los entornos pueden ser idénticos a producción, tanto a nivel de software base como de recursos de servidor.

Mejora de la seguridad. Aunque esta característica no es común a todos los sistemas de virtualización, algunos de ellos como el caso de VMware, incorporan un firewall que garantizan la implantación de políticas de seguridad en los entornos virtualizados. También podremos gestionar de manera sencilla la actualización de parches tanto en los servidores físicos como en los virtuales.

Por supuesto, aparte de VMware existen otras soluciones de virtualización como son Virtualbox y Xen que nada tienen que envidiar a ésta. De hecho, en algunos casos presentan mejoras a tener en cuenta a la hora de decidirse por un sistema u otro. En la siguiente comparativa podemos ver los pros y contras de las tres soluciones más implantadas en lo que a virtualización se refiere.

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios