Steve JobsY por fin, la tan esperada conferencia de prensa del Sr. Steve Jobs, CEO de Apple, ha tenido lugar. Por una parte ha reconocido que los nuevos iPhone de cuarta generación presentan un problema de cobertura y que estos problemas, evidentemente, no son causados por la forma en la que se sostiene el terminal al usarlo tal y como había dicho el propio Steve Jobs inicialmente. La empresa Apple se ha comprometido a devolver el dinero a todos aquellos usuarios del smart-phone que decidan retornar el móvil o a entregar un funda de goma para el iPhone que, en teoría, resuelve los problemas de cobertura.

Leyendo este primer párrafo podríamos pensar que Apple ha entonado un mea culpa delante de la opinión pública y sus millones de seguidores (hasta el momento, iPhone 4 ha vendido más de 3 millones de unidades en todo el mundo), pero no es así. El Sr. Steve Jobs se ha defendido alegando que los móviles de la competencia (BlackBerry Bold 9700, Droid Eris y el Samsung Omnia II) también presentan los mimos fallos de cobertura y no se ha realizado una campaña de desprestigio a nivel mundial como ha sucedido con el iPhone. También dijo que tan solo un 0,55% de los usuarios ha presentado quejas sobre la recepción de llamadas y que menos de un 2% han devuelto el dispositivo movil.

Sr. Steve Jobs, tenga usted en cuenta que cuantas más expectativas se crean sobre un acontecimiento, más grande será la decepción si no se cumplen dichas expectativas. Si realizamos una campaña de márqueting a nivel mundial exaltando las virtudes de un nuevo producto (del cual sigue diciendo usted que es el mejor producto de la historia de Apple, permítame mantener mis dudas sobre dicha afirmación), asegurémonos que es así. Tiene que tener en cuenta que Apple es para muchos (yo me incluyo en este grupo) un símbolo de buen hacer en el mundo de las TIC, un modelo de empresa a seguir (recordemos que Microsoft, por poner un ejemplo, utiliza la empresa de la manzana como referencia interna a seguir).

Lo único que se le ha pedido a Apple durante estos días es que esté a la altura de las circunstancias. Si el nuevo iPhone tiene fallos no miremos de desviar la atención negando la evidencia, o lo que es peor, culpando al usuario de ello. Lo que se le pide a una empresa como Apple es que diga: “Sí señores, el teléfono móvil no funciona como esperábamos, no nos escondemos y reconocemos el error. Los usuarios que quieran devolver el terminal podrán hacerlo sin problemas. En los próximos días se presentará una solución definitiva al problema.”, esto habría marcado realmente la diferencia con el resto de empresas y consultoras TIC, que en general, no reconocen un fallo ni aunque sea tan evidente como este. Igual esto ya era esperar mucho, incluso de una empresa como Apple.

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios