Algunos de los diarios que se publicaron ayer en nuestro país recogían la curiosa noticia de que la empresa China Merchants Zhangzhou Group Limited quiere construir un complejo turístico en la ciudad de Xiamen (sudeste de China) a imagen y semejanza del pueblo costero catalán de Cadaqués. Estamos acostumbrandonos a que en este país asiático se realicen copias de todo tipo, con diferentes acabados en función del precio que se quiera pagar por una de estas copia y que en algunos casos están incluso mejorando los productos originales copiados.

Este modelo de negocio que está ampliamente implantado en China y consentido por su gobierno desde hace ya algunos años, está provocando que las pequeñas y medianas empresas de nuestro país cada vez lo tengan más difícil para competir en igualdad de condiciones. Como valores diferenciales de nuestras empresas debemos apostar por la innovación y la calidad de los productos frente a la fabricación masiva y en muchos casos de baja calidad de los productos importados de países que simplemente se dedican a realizar copias.

Otro de los factores que tienen que ayudar a mejorar nuestra competitividad es la reducción de costes en nuestras empresas y aquí, las TIC tienen un papel muy importante que desempeñar. Desde reducir la factura del consumo eléctrico con la adquisición de equipos energéticamente eficientes o el gasto en papel y mantenimiento de las impresoras que podamos tener en la empresa, hasta la mejora de los procesos empresariales que nos ayudarán a optimizar los recursos de los que disponemos y evitar tener que incrementar los costes de la compañía.

Una inversión en nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones nos ayudará a ser más competitivos en un mundo cada vez más interconectado e interdependiente y en el que las políticas que se deciden a miles de kilómetros de distancia acaban repercutiendo sobre las Pymes de nuestro país.

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios