iPhone 4

iPhone 4

Hace unos días saltó la noticia de que los nuevos iPhones de Apple tienen problemas con la cobertura de la señal telefónica. Lo curioso de la noticia ha sido la respuesta del Sr. Steve Jobs al respecto: viene a decirnos que los usuarios del nuevo modelo de iPhone tienen que coger el terminal de un modo determinado para que no tengan este problema de cobertura. La otra alternativa ofrecida es comprar una funda para el terminal móvil que se supone corrige este problema. Evidentemente, en la red ya podéis encontrar unas cuantas propuestas divertidas para “sostener” el móvil sin problemas…

Puede ser que el sello Apple se haya clavado en nuestra mente como sinónimo de diseño, elegancia, calidad, última tecnología y cierto nivel de exclusividad entre los usuarios de los productos Apple. Si nos paramos un momento a pensar en la respuesta del Sr. Steve Jobs veremos que es más propia de ciertas políticas empresariales en las que nunca se puede reconocer un error, por muy evidente que este sea, que de una empresa que hasta ahora ha venido marcando la diferencia y siendo todo un referente a seguir dentro del mundo TIC. ¿Tan dificil es aceptar un error y verlo como una oportunidad de mejora y transparencia que seguro volvería a marcar la diferencia respecto al resto de multinacionales del sector?

Cabe esperar que cuando lleguen los nuevos iPhones a España, cosa que está prevista para este verano, estos problemas estén resueltos. Una de las cosas positivas que tiene no ser el primero en “probar en producción” un producto nuevo es que en las sucesivas entregas se vayan corrigiendo errores que presentan las primeras unidades. Aunque claro, si el problema es el usuario y es este quien debe cambiar su forma de sostener el terminal mientras lo utiliza, igual va a ser que no hay ninguna mejora a la vista, ¿no?…

Es una lástima que una empresa como Apple pierda puntos frente a la opinión pública de esta manera. Está claro que cambiar o reparar todos los terminales que se han vendido hasta la fecha tendría un coste muy elevado, pero también es verdad que no todos los usuarios del nuevo iPhone pasarían por boxes para realizar la puesta a punto. Lo que si que será imperdonable es que sabiendo que el nuevo terminal iPhone 4 no funciona correctamente no hagan el más minimo esfuerzo por corregir el problema en las nuevas unidades que salgan de fábrica. Si es así, Apple habrá defraudado a más de un admirador y en el futuro igual decide no seguir con la manaza y pasarse a la competencia…

Oscar Pin – Consultor TIC

Anuncios